Los descalcificadores sin sal de TURBICAL utilizan una malla de 20 micrones, evitando que pasen los materiales más grandes (metales, gravilla, óxido, parasitos de agua, etc.). Después, un émbolo magnético situado dentro del filtro atrapa todos los materiales pesados ​​que lleva el agua.

Este tratamiento no permite que los sedimentos se incrusten en las diferentes partes de la instalación de la casa(tuberías, grifos, electrodomésticos,… ).

Utiliza un proceso de Ionización, creando un campo magnético que cambia la estructura molecular del agua. Esto rompe los grandes “clusters” de las moléculas, obteniendo pequeñas unidades moleculares que revitalizan el agua.

El tratamiento físico del agua hace que TURBICAL sea muy adecuado al no modificar químicamente la composición del agua. Por lo que no tira agua contaminada al alcantarillado con sales ni resinas.

También acaba con el traslado y almacenamiento de sacos de sal y su aportación periódica. De esta forma la cal deja de ser un problema para nuestras instalaciones y electrodomésticos .